Oda a Ricardo Reis

                                                                           Deixem-me apenas
                                                                    a consciência lúcida y solene
                                                                           das coisas y dos seres
                                                                                  RICARDO REIS 



Mirar sin ansia la apariencia de las cosas,
escuchar la voz de lo que guarda silencio
sin indagar en las causas últimas
de su inmovilidad ni lamentar siquiera
la desaparición de lo que parecía eterno.
Sólo sentir, estar atento a lo que existe
sin saber que existe, reconocer la belleza
inocente que siempre trae el día
y dar las gracias, en silencio, a solas,
desde la más pura intimidad del ser,
por el prodigio extraño de estar vivos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario